martes, 29 de noviembre de 2011

Sueño líquido


Era un día lluvioso. Llevaba lloviendo más de una semana. Llovía tanto que incluso apareció una gotera en mi habitación. Llamé al casero para contarle lo de la gotera, preparé café, y fui al salón a mirar por el balcón. La calle: desierta. Mis compañeros habían salido, pero me acompañaba mi gato. Me senté en el sofá y me hice un cigarro para acompañar al café, cuando noté que poco a poco oscurecía más y más.

- Vaya. Menudo tormentón va a caer. - le dije a mi gato mientras le hacía una carantoña, y me respondió (como siempre) con un tímido maullido.

Me levanté de nuevo para mirar por el balcón, y me sorprendí al ver lo rápido que se había oscurecido el cielo, mucho más de lo que estaba. Solo eran las 11 de la mañana y parecía que estaba anocheciendo. Me fijé en las nubes y casi quedé hipnotizado por sus contrastes. En ese instante, me dí cuenta de que sería buena idea sacar unas cuantas fotografías, ya que el día se veía bastante especial y podía aprovechar las nubes para tener unas buenas fotos HDR de un día lluvioso en Granada.

Sin pensarlo más, fui a por el trípode y a por la cámara. Pese a lo que llovía tuve que abrir el balcón, porque salía reflejo en los cristales cuando tiraba fotos. Lo instalé todo y saqué una serie. A mi derecha, el Hospital Real, a la izquierda, la iglesia del barrio y, al fondo, la catedral. Mientras hacía esto y previsualizaba las imágenes, recordé pasajes de un libro que había leido hace poco: "Manuscrito encontrado en Zaragoza", una novela gótica escrita por Jan Potocki en el 1804, inspirada en torno a la España de 1715. Empecé a recordar partes de las historias de terror que nos cuenta sobre Despeñaperros, Sierra Morena, Zaragoza, norte de España...eran historias muy extrañas sobre fantasmas, apariciones, Cábala, religión, y viajes a otros mundos paralelos.

Comencé a recordar aún más historias, ya que el día era propicio para eso, y me encontré con Allan Poe y Lovecraft, de los cuales también he devorado todos sus libros. Fue un flash, un aire de inspiración, como si de repente todo el antiguo aire del Albayzín, con sus cuentos y leyendas, hubiese entrado por la ventana. Ya tenía bastantes fotografías. Cerré el balcón, y me puse a trabajar con ellas, aun emborrachado por ese aire de misterio que desprendía el día. Cuando abrí esta fotografía del Hospital Real y la pasé a HDR, supe que tenía que hacer algo con ella. Y este es el resultado.

En esta imagen del Hospital Real intento plasmar no solo un momento, no solo un día lluvioso, sino todo lo que puede trascender ese momento. Está claro que cada persona tiene su propia realidad, al igual que no creo que haya solo 1 universo. Hay otros mundos, y haciendo referencia a la famosa frase, no se si están fuera o dentro de nosotros, pero lo importante es que están. Esta imagen es solo un reflejo de esa otra posible realidad: un mundo sumergido bajo el mismo agua que se desprende de las nubes.

Está realizado en Photoshop y Corel Painter 11.

2 comentarios: